Globalia
Bodega
Foto: Pixabay

Que el Día Mundial del Enoturismo te pille en Logroño

La capital riojana celebra la fecha este domingo con visitas a lagares y calados antiguos.

Si a alguien se le ocurre un sitio mejor que Logroño para pasar el Día Mundial del Enoturismo, que levante la mano. Este domingo 10 de noviembre, la capital riojana lo celebra con visitas guiadas gratuitas a cuatro lagares y calados antiguos de la ciudad.

Las visitas, con una duración de una hora y media, recorrerán los lagares de la Casa de Mateo de Nuevas y el Espacio Lagares, así como los calados de San Gregorio y la Casa de la Danza. Partirán desde la Oficina de Turismo de Logroño (C/ Portales, 50) y tendrán lugar el sábado 9 en tres turnos (10,30, 12,30 y 18 horas) y el domingo 10 en dos (10,30 y 12,30 horas). Hay 45 plazas en cada una.

«Esta actividad tiene como objetivo la promoción de la ciudad, mostrando su patrimonio histórico y cultural, eje fundamental para potenciar la singularidad estratégica de Logroño como Enópolis, asentarla como un referente nacional en el turismo enológico e incrementar el desarrollo económico de la ciudad», comenta la concejal de Turismo, Esmeralda Campos.

El otro gran promotor de estas actividades es el edil de Patrimonio, Adrián Calonge, En sus palabras, con las visitas «se hace un viaje por todo el proceso de la elaboración del vino», empezando por el Lagar de la Casa de Mateo de Nuevas, «un lugar donde se realizaba el primer prensado de la uva para sacar el mosto».

Lugares históricos

En la zona norte de la planta baja de la actual Fundación Dialnet se descubrieron las bases de piedra y el apoyo central metálica de las vigas de madera de una prensa de husillo, dos depósitos o lagares interconectados que recibían el mosto de la prensa y dos plataformas de pisado incompletas, una cuadrada y otra rectangular, en los laterales en peor estado de conservación.

Se desconoce la fecha de construcción, aunque su primera mención documental es de finales del siglo XVII. Durante la recuperación de este edificio, entre los años 2009 y 2010, también se restauraron pinturas decorativas del siglo XVIII con un escudo de la Santa Inquisición de 1734 y un tramo de muralla del siglo XVI, que se puede ver desde la Plaza de Alfonso de Salazar.

Acto seguido, se accederá al Espacio Lagares, un conjunto que cuenta con dos espacios claramente diferenciados para la recepción y prensa de la uva: el del sur, datado entre los siglos XVIII y XIX, conservó 5 lagares (el de mayor capacidad de 20 m3), así como las escaleras de acceso.

Por su parte, el oriental, de entre siglos XVI y XVII, contaba con dos plataformas de prensado manual en piedra que desembocaban en dos lagares situados a los pies de dos bases circulares también de arenisca de prensa.

Respecto al Calado de San Gregorio -donde se ha realizado la presentación de las visitas-, es un espacio, conocido popularmente como el «calado largo», que data del siglo XVII, tiene más de 30 metros de longitud y una altura de 4,5 metros.

Conserva la piedra original y destaca por contar con un pozo realizado con cantos rodados, aún en funcionamiento, que ayuda al drenaje del calado y a la conservación de las tuferas (agujeros de ventilación).

Por último, se accederá al Calado de la Casa de la Danza, que se localiza en un calado de sillería de arenisca fechado entre el siglo XVI y el XVII. Su fachada se integra en el entramado defensivo logroñés posterior al siglo XVI y hay indicios de que el edificio donde se ubica se sitúa sobre la antigua muralla defensiva medieval.

«Logroño tiene mucho patrimonio para enseñar», ha afirmado Calonge, quien ha apostado por continuar «y ampliar» estas visitas, con calados privados, como el de la UNED, «y otros espacios, como el CCR o hasta Valbuena, para mostrar todo nuestro potencial». «Que se quede tranquila la oposición, porque en Logroño tenemos Enópolis», ha finalizado.

Globalia.com